Alguna vez llegue hasta tu cuerpo


Dormías en el aroma del almizcle,
los signos eran de espera, mientras la sabana
dibujaba perfecto el lince astuto,
escondido entre las piernas;
Entonces la noche esbozaba lentamente
mis pasos, hallándote sin sentido
levantaba tu nombre en mis labios,
hurgando en la línea que corta tu cuerpo
dejando desnudo el fondo de los versos, 
esa intuición que evocaba
donde se transforman las sombras,
sentía la carne, la tuya, relajada…
Me acople perfectamente
y sobre la sonrisa guarde el placer
de haber sido tuya…
Me queme, penetrando hasta ciertos limites
ajenos al dolor, cara a cara te encubrí con los labios,
dejando huellas de las aspiraciones por todo tu cuerpo;
Te contemple y te construí una y otra vez, 
tiñendo la historia, me convertí en un violador
de deseos, explore y vulnere, te seduje
en los ojos de imágenes temerosas, encerrándote
en la ignorancia, en esa inocencia donde nos hace
más hermosos, arriesgando el juicio, 
siendo bárbaro en mi imprudencia te invadí
perforando la intimidad, lo intacto del silencio,
abandonarme sin límites al deseo…
La dimensión era tal, que en los huecos
del corazón solo había cabida para un cautivador
momento donde los cuerpos se fusionaron
en una perfecta armonía, cobrando así,
otro sentido más de los únicos tiempos
vividos entre tu y yo… 









Misk

6 comentarios:

Luis de Burg dijo...

me duele cada palabra empleada en este verso, es tan tuyo por la forma como escribes, pero tan mio por la forma como la escucho, puedo ver el rostro de ella, puedo ver sus labios moverse al compás de cada línea, su voz penetrando en mis oidos cantando este verso, entre la oscuridad de mi habitación, escondidos tras las sombras de la tarde, con la ventana abierta y las cortinas moviéndose al ritmo del viento, la brisa fría, el calor de nuestros cuerpos, contemplándonos, dejando pasar el tiempo, esperando que el cielo se caiga sobre nosotros o que los demonios nos arrastren hasta el infierno, la sensación de haber cruzado límites que nadie pronosticó, de haber cometido un pecado mientras nuestros ojos observan nuestra desnudez de una manera distinta, un morbo enfermizo meaclado con el más puro amor, el miedo a continuar y de no poder controlarnos, gastar todo nuestro cuerpo entregándonos hasta el alma, sus besos cálidos dejándose llevar inexpertos, sus manos muertas, su cuerpo temblando del miedo, su bellos erizados, sus piernas abiertas atrapándome en un abrazo apasionado, y yo dejandome llevar encerrando mi juicio, olvidando que los límites son para no cruzarlos, y que la vida me girará la factura de lo que hago, pero el momento es tan glorioso que prefiero pagarlo

Misk dijo...

Tú comentario se acopla perfectamente al poema, tu sabes expresar cada minuto de la imagen que a mi tanto me cuesta, y es que aún tiemblo cuando lo recuerdo...

Un abrazo Demonic

mi nombre es alma dijo...

Dejando desnudo el fondo de los versos, desnudar la palabra, desnudar el alma, sucumbir al deseo.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Qué bien describes el vaivén de la pasión.

Gracias por tu visita. Un abrazo.

Misk dijo...

Rendirse... Alma...

Misk dijo...

Es como caer sin saber donde llegaras...

Publicar un comentario

Puedes dejarme un mensaje o no, depende de ti, de la ilusión, de las ganas, de la rabia que te de, del amor, de la tristeza, o simplemente pasar como un ser invisible,

Misk: buscador de Bloggers

plugin

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
Safe Creative #1008237114728