Qué hermoso eras en mis ojos

.
.
Una vendimia del rumor del trigo
cuando choca al viento y ruge
desde la savia que lo conserva;
El vértigo secreto de la femineidad
quemándose en la distancia, como el presente
de la dulzura, fuerte costado que me cegó
codiciando lo ajeno hasta la misma boca
que se delata aún, sitiándose en los vuelos
que me elevaron a tu sinagoga;
Bebí dejando derramarse la ternura,
sedienta y abrumadora pasión,
que formaba la carnosa rosa,
del talle serena y me encendí en ti
con el canto de la lengua que se enreda
desnuda y tan sencilla;
Y hoy al verte… recorto tu sombra
áspera e insome, mientras tiemblo
en las ultimas fronteras del amor.






Misk

.
.

3 comentarios:

Gabiprog dijo...

La perspectiva y las lagrimas moldean recuerdos y sentimientos, y lo cierto es que nunca sabré decir si es bueno o malo.

Un abrazo

Leonel Licea dijo...

Vengo, desde el comentario que dejaste en mi blog, para agradecerte por la visita y a felicitarte, por la hermosura de tu blog y de tus versos.
Un abrazo.
Leo

Misk dijo...

Bueno Gabi en el momento de escribir este poema todos los sentimientos golpearon mi timidez, pero las lágrimas se contuvieron.

Si, Leo a veces paseo en el sonambulismo y otras no puedo resistirme a dejar caer unas letras, gracias a ti por estar.

Publicar un comentario

Puedes dejarme un mensaje o no, depende de ti, de la ilusión, de las ganas, de la rabia que te de, del amor, de la tristeza, o simplemente pasar como un ser invisible,

Misk: buscador de Bloggers

plugin

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
Safe Creative #1008237114728