Y esa mujer se acostumbro


.
.
Sintió una fuerte sacudida
como una explosión dentro de ella,
su pecho se lleno de sombras
y agitándose en las arrugadas sabanas
prometía en silencio
disolviéndose sus palabras
en la noche que la consumía.

Cuando al alba despertaba
desnuda, con la carne atravesada,
sellaba su lengua entre los restos
de tu nombre.
Y en su vientre cálido, hundía sus manos
buscando aún el deseo…



.
.Misk 
.
.

2 comentarios:

Mar dijo...

¿Cómo se acostumbra un@ a la soledad?

Bss.

Misk dijo...

Es un poco complicado de explicar, Mar.

Publicar un comentario

Puedes dejarme un mensaje o no, depende de ti, de la ilusión, de las ganas, de la rabia que te de, del amor, de la tristeza, o simplemente pasar como un ser invisible,

Misk: buscador de Bloggers

plugin

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
Safe Creative #1008237114728