LA CUEVA

.
.  

Una estrechez ronda mi cuerpo,
la cal viva del terraplén oculto,
rasga, como el péndulo que busca
la finura, la textura de la carne
acá en el llanto, que gime mudo.

Manoseo los corredores insepulto,
saciando la sangre ciega, que despoja 

a la tierra, de estos labios de otro tiempo,
de otra esfera, que viaja en el calor
que inunda, el silencio de la vida.

Contraste de risas y gritos,
esta locura amada de manos y piernas,
tan frágil universo, despertando
de nuevo, y el fuego de la gruta, que acalla
la boca de arena y agua.

La espiral de la sentencia, asciende
vertiginosa, a la existencia todavía
de un corazón que late, en el instinto
del gozo, de arañar el vientre
de este olor preñado, al nombrarte.

Un suspiro como un último adiós,
ese templo de lo ajeno, sosteniéndose
en el libido del deseo aún,
se va la pupila bajo el parpado,
ya el cansancio dejo de ser…


Misk

.


3 comentarios:

Mimí dijo...

Me gusta el final, y la foto también.
Y me deslizo por la espiral hacia otra puerta hasta mi universo particular.
Un abrazo

Ángel Sobreviela dijo...

El libro que se presenta la semana que viene ¿es el de la imagen de la derecha? ¿Un libro de páginas negras con la escritura en blanco? Si es así estoy muy intrigado...
Enhorabuena en cualquier caso.

Misk dijo...

Así es Angel.
Gracias.

Un saludo

Publicar un comentario

Puedes dejarme un mensaje o no, depende de ti, de la ilusión, de las ganas, de la rabia que te de, del amor, de la tristeza, o simplemente pasar como un ser invisible,

Misk: buscador de Bloggers

plugin

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
Safe Creative #1008237114728